Me pica la cabeza

“Mamá, papá, me pica la cabeza”, esa terrible frase que nos congela la sangre por un momento, nos acelera el pulso y nos hace temer lo peor.

Pero, un momento, antes de que cunda el pánico (y lo más importante es que los peques no detecten nuestra ansiedad) debemos pararnos a respirar profundo y analizar la situación. El picor de cabeza no solo está relacionado con los piojos sino que hay otras causas que lo pueden provocar, incluso causas no físicas como sería el caso del estrés que en estos días de confinamiento por el COVID-19 está causando estragos en la población infantil.

Podría ser un prurito

Tenemos que estar ojo avizor para detectar la causa del picor porque esta podría ser una infestación de piojos pero, si nuestro hijo se queja a menudo de picor de cabeza y no encontramos parásitos ni liendres tras el examen del cuero cabelludo, podría tratarse de algún problema dermatológico consecuencia de la ansiedad o el estrés, también llamado prurito. No olvidemos que la dificultad para adaptarse a las adversidades puede producir angustia crónica, episodios de agobio, nerviosismo o tensión que hacen que la piel envíe señales que pueden manifestarse en forma de picor.

Por ello, no debemos quitarle importancia a los picores aunque estos no estén ocasionados por piojos y debemos prestarle toda la atención a nuestro hijo si está sufriendo algo parecido porque podría acarrear un problema más serio en el futuro. De hecho, en las últimas décadas, la dermatitis atópica está siendo muy frecuente entre la población infantil y se ha demostrado que prácticamente en todos los casos el picor tiene relación con el estrés. Lo más aconsejable en estos casos es consultar con un especialista.

Si son piojos, la solución es más fácil

Pero ¿y si nos encontramos con los temidos piojos? Entonces ya sabemos que debemos utilizar un producto adecuado para eliminarlos, como Neositrín® Spray Gel con Dimeticona, un componente que recubre el piojo bloqueando sus espiráculos, y lo mata por asfixia; sin insecticidas. Al ser un mecanismo físico, es bastante improbable que se desarrolle resistencia a este tratamiento, lo que lo hace especialmente recomendable para niños con infestaciones reincidentes. Pero Neositrín® también actúa contra las liendres porque, además de Dimeticona, lleva Penetrol®, componente que ayuda a que la dimeticona entre en las liendres bloqueando todos sus orificios y evitando que el piojo pueda desarrollarse dentro.

Además, este producto en spray es de aplicación cómoda y rápida de forma que, en solo un minuto, acabaremos con ellos. Pero no debemos olvidar pasar después la lendrera para despegarlos ya que se agarran “con uñas y dientes” (los muy canallas).

Ojalá todos los problemas fueran tan fáciles de solucionar. Así que no temáis cuando vuestro hijo os diga “me pica la cabeza” y resulten ser piojos, porque hoy en día, con Neositrín®, la solución es bien fácil y rápida.